El problema que sufrió la guapa empresaria fue con biopolímeros en la cola, un procedimiento al que se sometió hace años, aunque explicó que su caso no es igual al de otras mujeres: “No fue tan grave, porque me aplicaron muy poquito polímero en las nalguitas, entonces solo se bajó como a la mitad de la nalga. Y era realmente muy poco, entonces solo me practicaron una cirugía”, se escucha decir a Elizabeth en uno de los dos videos que subió a su cuenta de Instagram, que un día está privada y al siguiente pública.

“Estoy pasando por una situación supermaluca. Bastante ocupada que estoy como para venirme a tener que operar en estos momentos de la vida. Fue terrible. Cuando iba a entrar al cirujano se me aguaron los ojos y todo, porque uno dice ‘eso nunca me va a pasar a mí. Eso es para los demás. Y cuando iba entrando al cirujano […] pensé en mi hija y dije ‘Dios mío, ¿en qué momento hice eso?’ De verdad, imagínense dejar uno al hijo solo por una cirugía estética, es terrible. Y luego tener que quitarse eso. Someterse a una anestesia general. La verdad no es fácil”, añadió la despampanante rubia que en numerosas ocasiones ha alardeado en redes sociales de, precisamente, su cola.

Elizabeth, sin embargo, dio un parte de tranquilidad a sus seguidores y dijo estar “súperbien” luego de la intervención quirúrgica, aunque reconoció que compartir su experiencia no fue una decisión sencilla: “Tomé fuerzas para hacer esto y decir ‘Dios mío, no más polímeros’. Hay personas que eso les reacciona al mes, a los dos meses. Hay mujeres que les reacciona a los ocho años, pero siempre va a reaccionar. Entonces, por favor, no hagan eso […] De verdad que no es fácil contarlo. Es supercomplicado uno estar expuesto a que todos ustedes vean esa historia tan maluca”.

La historia completa de su experiencia con los biopolímeros, que se puso a pesar de que su mamá le dijo que no hiciera, se puede escuchar en el siguiente video: