‘Risaloca’ explicó que a su papá lo operaron y, por eso, su mamá se quedó acompañándolo en la clínica. El comediante fingió ser un empleado de facturación y le hizo creer a Marina que debía pagar 35.000 pesos por un control remoto.

Ella manifestó que había pagado 16.000 pesos por ese accesorio, aun cuando en un principio le habían dicho que solo eran 10.000 pesos.

El humorista le indicó que había habido “un error” porque faltaba “organizar toda la parte del IVA y los impuestos”.

En cierto momento, ‘Risaloca’ se empezó a reír a carcajadas, por lo que Marina entendió que se trataba de su hijo.

“¡Marica, bobo, pendejo!”, exclamó ella, y luego indicó que “ya iba a entregar el control”.

A continuación puedes escuchar el audio completo.