La emisora también agregó que 15 miembros del departamento administrativo de Semana quedaron sin trabajo, y “hubo recorte en el tamaño del nuevo set de televisión”, todo por cuenta de la crisis económica que tiene a las empresas del país.

Julio Sánchez Cristo, director de la frecuencia radial, lamentó la decisión de la revista y deseó que el medio “pueda regresar al sendero que se había marcado y que el esfuerzo de más de 35 años, por mantener impresas esas publicaciones, pueda recuperarse”.

En ese sentido, Vicky Dávila, que dejó La W para dirigir el proyecto digital de Semana, le precisó a Sánchez Cristo que ella ofreció bajar su salario transitoriamente “para aportar en medio de esta crisis tan difícil para todo”.

“Espero que tú hagas lo mismo para proteger a tus periodistas porque sé y me duele la compleja situación de Prisa y Caracol”, agregó la comunicadora en su Twitter.

La “compleja situación” a la que se refiere Dávila es a la pérdida de 80 millones de Euros que el Grupo Prisa —dueño de Caracol Radio (cadena a la que pertenece La W)— debido a que “dejó en bolsa más de 500 millones de euros”, según Semana, y, por la crisis del coronavirus y sus conflictos con la compañía portugués Confina, sus acciones se devaluaron y cotizaron en mínimos históricos.

Por su parte, la revista también habló de la crisis por la que pasa a causa de la pandemia y, en un comunicado, señaló que suspendió hasta por 60 días “las ediciones impresas de las revistas Arcadia, SoHo, Jet-set, Semana Educación y Semana Sostenible”.

“Durante este tiempo se definirá cuál será la frecuencia de estos títulos y trabajaremos para fortalecer la presencia de estos en nuestras plataformas digitales. La prioridad es que nuestras audiencias sigan recibiendo los contenidos de calidad que durante 38 años ha producido esta casa editorial”, aseguró.

Sánchez Cristo no le respondió a su colega, hasta el momento de la publicación de esta nota.