La licencia sería efectiva ya sea para matrimonio civil o católico, y “equivale a pagar a los recién casados cinco días de luna de miel”, de acuerdo con CM&.

Eso sí, la idea es que esta prima solo se otorgaría una vez en la vida y tendría que tomarse de común acuerdo con el empleador para que no afecte la productividad, agrega ese noticiero.

“Países como Francia, Argentina, Chile, Brasil, Bolivia, Alemania, Italia, Uruguay y Portugal gozan de este beneficio”, añade CM&.

Sin embargo, no todo es color de rosa, pues ese medio también revela una injusticia: “La prima matrimonial se la pagan al marido”, indica, por lo que las esposas no recibirían ese beneficio.