La medida que se aprobó con el fin de que los jóvenes colombianos recién graduados no se encuentren con la barrera de la falta de experiencia para que les den un trabajo y puedan acceder a empleos bien pagos, será reglamentada en los próximos meses por el Departamento Administrativo de la Función Pública.

Después de que el presidente firme la ley y la ponga en vigencia, las prácticas, judicaturas, monitorias y participación en grupos de investigación que sea realizada antes de la obtención del título, será acreditable como experiencia profesional válida, siempre y cuando su contenido se relaciona directamente con el programa académico cursado por joven.

Según José Daniel López, representante a la Cámara en Caracol Radio, con esta ley el país tendrá más herramientas para combatir el desempleo, y mucho más ahora después del grave impacto de la pandemia del COVID-19 sobre las cifras de desocupación en Colombia.

“No puede seguir pasando que a los jóvenes colombianos, cuyo desempleo ronda el 24%, les digan que nos les dan trabajo porque no tienen experiencia y no puedan acumular esa experiencia ante la imposibilidad de conseguir su primer empleo”, indicó el congresista en la emisora luego de que se aprobara la ley en el Legislativo.