Además de los tiquetes, los turistas deben pagar una tarjeta para ingresar a San Andrés, que tiene un costo de unos 120.000 pesos, por persona, lo que sin duda incrementa el costo del viaje.

Ahora, con la semana de receso la isla que está en proceso de reactivar el turismo —luego del devastador paso del huracán Iota— es uno de los destinos soñados por los que hay algunas recomendaciones para que el viaje sea mucho más económico.

(Vea también: ¿Cuánto cuesta viajar a Dubái desde Colombia? No es tan caro como muchos piensan)

Por qué viajar a San Andrés es caro y qué hacer para ahorrar

Ana María Fajardo, exdirectora Cotelco de San Andrés, le explicó a Pulzo que para la isla es un destino costoso porque allá “no se produce nada”, por lo que todos los insumos deben ser traídos de otras partes.

“En el desayuno que se encuentra en los hoteles, todo es traído. Los huevos, las frutas, la carne, todo. Entonces, eso encarece, no solamente el tema para el turista, sino para las personas que vivimos en San Andrés. […] San Andrés es un destino costoso por lo que implica traer todo para poder darles a las personas las comodidades que requieren”, aseguró.

Lee También

Fajardo agregó en este medio que hay varias opciones para reducir costos como dar la vuelta a la isla en bicicleta, en lugar de alquilar una mulita (similar a los carros de golf), comer en negocios nativos y disfrutar del mar de siete colores.

Asimismo, se puede ahorrar con actividades de bajo costo —como ir a los cayos en kayak— y buscando hospedajes en alternativas como posadas, apartamentos y hostales que además, dijo la exdirectora, toman medidas de bioseguridad sin trasladar el precio al turista.

Algunas de las plataformas más reconocidas para encontrar hospedajes son Airbnb y Booking.