Estas hamburguesas lograron notoriedad pública en 2017 cuando los fabricantes consiguieron hacer que “sangraran” al simular el proceso de una hecha con carne cuando es cocinada.

Sin embargo, están elaboradas con proteína de arveja, aceite de coco y almidón de papa.

Además, se les somete a varios procesos de vaporización, presión y cambios de temperatura para lograr el parecido a la carne original.

De este modo, las “carnes de imitación” están ganando cada vez más popularidad en EE.UU. y no resulta raro hoy en día encontrarlas como opción en menús de restaurantes en grandes ciudades o aeropuertos.

Pero también tenido éxito en el mundo bursátil. De hecho, Beyond Meat, la primera firma en su tipo que ha salido a cotizar en la bolsa de valores, se disparó el pasado 7 de junio un 39,35 % en Wall Street después de quintuplicar su valor en solo un mes desde su estreno.

En enero de 2018 los colombianos hicieron el primer contacto para traer al país suramericano las hamburguesas de Beyond Meat, que tiene sede en El Segundo (California, Estados Unidos) y forma parte, con Impossible Foods y Just Inc, del grupo de mayores empresas que fabrican estos productos en Estados Unidos.

“Se trata de un producto importado que se elabora a base de plantas, una costumbre que está empezando en Colombia, por lo que nuestra tarea inicialmente es educar a los consumidores y explicarles la bondades de esas innovaciones alimenticias”, dijo a Efe Sebastián Cotes, gerente general de Sannus Food, la firma que trae ese producto al país.

Con su desempeño en el mundo de las hamburguesas y en el mercado de valores “nos dimos cuenta de que Colombia tiene una oportunidad muy grande y un gran desafío en cuanto a la innovación en alimentos”, comentó Cotes.

De este modo, “empezamos a vender las hamburguesas en el país con la sorpresa para los comensales de que ofrecen una experiencia sensorial que permite sentir, ver, oler y degustar algo que parece ser carne de res y que tiene 20 gramos de proteína y 5 gramos de carbohidrato”, sostuvo.