La petición tiene que ver con la drástica caída que tuvo en su actividad comercial como consecuencia de la pandemia del nuevo coronavirus, informó la aerolínea en un comunicado publicado en la madrugada de este martes en su sitio web.

“El 26 de mayo de 2020, Latam Airlines Group se presentó para reorganizarse bajo la protección del Capítulo 11” de la ley de quiebras de Estados Unidos, indicó el boletín, que agregó que  la decisión no tendrá un impacto inmediato en los vuelos de pasajeros o de carga.

A la medida se acogieron sus filiales en Colombia, Chile, Perú, Ecuador y  Estados Unidos, añadió la aerolínea.

“Las filiales de Latam en Argentina, Brasil y Paraguay no están incluidas en esta solicitud”, agregó.

Al acogerse a la protección voluntaria bajo el proceso de reorganización financiera del Capítulo 11 de Estados Unidos, Latam podrá seguir operando mientras se elabora un plan para pagar a los acreedores y cambiar el negocio, dijo la agencia internacional de noticias Bloomberg.

La aerolínea más grande de Latinoamérica tiene compromisos para un préstamo de bancarrota de hasta $900 millones de dólares, añadió el medio de comunicación con sede en Nueva York.

“Dado el impacto que la crisis generada por la COVID-19 ha tenido en la industria de la aviación, Latam se ha visto obligada a tomar una serie de decisiones extremadamente difíciles en los últimos meses”, enfatizó el CEO de la compañía, Roberto Alvo, en un video publicado en YouTube.

Antes de la pandemia, esa compañía aérea volaba a 145 destinos en 26 países y efectuaba alrededor de 1.400 vuelos diarios.

El mes pasado, la empresa chileno-brasileña dijo que había reducido sus operaciones en un 95% debido a la crisis sanitaria global. A principios de mayo anunció cientos de despidos.

“El proceso de reorganización financiera del Capítulo 11 de los Estados Unidos ofrece una oportunidad clara y guiada para trabajar con nuestros acreedores y otras partes interesadas para reducir nuestra deuda”, expresó el presidente de la compañía.

Hace apenas 2 semanas,Avianca se declaró en bancarrota  también a raíz del impacto que la pandemia del coronavirus ha ocasionado en la demanda de vuelos en todo el mundo.