Allí, la fortuna de la familia ocupa el puesto 549, con 3.500 millones de dólares.

Aunque arrancó a formarse en negocios en el sector financiero, Gabriel terminó familiarizado con el negocio del turismo, cuando –según la revista Semana- hizo una pasantía en Chile en representación del Boston Consulting Group.

Eso le sirvió de escuela para “liderar la llegada al país de Four Seasons Hotels & Resorts, cadena conocida por tener los mayores estándares de lujo y comodidad del mundo”, dice Semana.

Lo llamativo es que el precio de las habitaciones de ese hotel no son precisamente de cajas de compensación familiar: el año pasado la tarifa fue de 882.000 pesos noche y en el 2017 será de un millón.

El grupo económico también es dueño del Hotel Santa Teresa en Cartagena, donde la habitación tiene un valor promedio similar, pero que en temporada alta puede llegar a 3 millones de pesos.

Pero esas no son las tarifas más caras. En el hotel Casa Medida, que queda sobre la Avenida Séptima en Bogotá, y que si es manejado por Four Seasons, la ‘suite’ presidencial puede llegar a costar 7,5 millones, y, dice Semana, “casi siempre está llena”.

La revista destaca que a pesar de los elevados precios, los porcentajes de ocupación superan el 60%.