La transacción contempla que la empresa de juguetes sea la encargada de la producción y desarrollo de televisión de la firma, que incluye programas de acción animados y en vivo, entre ellos, el más destacado es Peppa Pig, informó Bloomberg.

“La adquisición proporcionará un canal de creación de nuevas marcas impulsado por la narración familiar, que ahora incluirá la propiedad intelectual de Hasbro”, dijo al medio su director ejecutivo, Brian Goldner.

Con la operación, Hasbro proyecta ser una de las compañías de espectáculos infantiles más grandes del mundo y expandir este negocio en medio de las grandes competencias de la industria de televisión y el cine, reseñó la agencia.

Por ello, analistas consultados por Bloomberg comentaron que Entertainment One “es un candidato potencia en el sector y la acción está respaldada por la especulación de que gigantes de los medios como Netflix Inc., Discovery Inc. o Liberty Media Corp. podrían estar interesados ​​en obtener sus marcas populares”.