Según BBC News, esto es lo que se debe tener en cuenta antes de tomar esta decisión:

  1. Revisar la cobertura de los seguros
    El crédito hipotecario incluye el pago de seguros contra eventos como, por ejemplo, un incendio.
    No obstante, en algunos casos la cobertura se aplica en ciertas condiciones, porque hay catástrofes que no se incluyen en este seguro.

“En el terremoto de 2017 en México, hubo personas que perdieron su casa y quedaron con deudas porque el seguro no incluía los daños provocados por un terremoto”, explica el economista Mario Di Costanzo, consultor financiero y expresidente de Condusef de México.

2. No incluir costos de la transacción
El comprador debe asumir estos gastos en el crédito. Es importante restarlos del depósito inicial que tiene disponible, porque en ocasiones no están presentes.

3. Tener cuidado con las hipotecas
Las empresas inmobiliarias ofrecen tramitar el crédito hipotecario, argumentando que se encargan de los trámites de manera más rápida y con una tasa de interés menor.
Se recomienda consultar sobre préstamo al menos con dos o tres bancos diferentes.

4. La regla del 30 %
El error más común es pensar que hace referencia al 30 % del salario mensual cuando en realidad el porcentaje se debe calcular sobre el dinero que tiene disponible, es decir el que le queda después de pagar otras obligaciones.

5. Pago inicial bajo
La idea es dar de cuota inicial el valor más alto posible, para que la deuda disminuya y reducir las tasas de interés.