Si los residentes se cuelgan con estos pagos debido a la emergencia económica a la que se enfrenta el país por la pandemia del coronavirus, el Gobierno Nacional les dio luz verde a las administraciones de las propiedades para que utilicen la plata del fondo de imprevistos, dinero que guardan los conjuntos por obligación anualmente, para que lo puedan usar para atender sus necesidades.

Esta plata, de acuerdo con el ministro de Vivienda, Jonathan Malagón, la reciben las administraciones lo que pagana los propietarios por concepto de las cuotas mensuales, o servicios que se prestan de los conjuntos y corresponde, como mínimo, al 1% sobre el presupuesto anual de gastos comunes.

Pero no pueden usar este dinero del fondo de imprevistos en lo que quieran; según el decreto firmado por el presidente Iván Duque y el gabinete ministerial, deberá destinarse prioritariamente al mantenimiento de contratos de trabajo del personal empleado en la propiedad horizontal, y la ejecución de los contratos con empresas de vigilancia, aseo y jardinería, entre otros.

“El administrador deberá rendir un informe en la primera Asamblea General de Propietarios que se adelante después de ejercida la atribución, con cuentas comprobadas del uso de los recursos mencionados en el presente decreto. A su vez, deberá rendir informe de los gastos efectuados al revisor fiscal de la propiedad horizontal, cuando lo hubiere”, añade el documento.