En un ejercicio que podría resultar obvio, el profesor de esa institución Juan Guillermo Yunda, autor del estudio, comienza por enfatizar en que una persona de estratos bajos en Bogotá tiene menos metros cuadrados en su vivienda; y quien vive en uno alto tiene 650 % más espacio para vivir, en promedio.

El estudio, replicado por el diario Portafolio, da cuenta también de que en el estrato 1 una persona tiene en promedio 18 metros cuadrados para vivir, mientras que en el 6 tiene 116 metros.

Así mismo, Yunda asegura que en estratos 4, 5 y 6 (los más altos) las viviendas superan los 75 metros. Según él, entre las características que tienen algunos estos predios hoy en día se destacan la piscina, gimnasios, generosas áreas comunes y hasta 5 parqueaderos con vivienda, entre otros.

En contraste, agrega Portafolio, las casas de los estratos bajos (1, 2 y 3) están construidas en 33 metros cuadrados en promedio. “Lo paradójico es que en los bajos vive más del 86 por ciento de la población y en los altos, menos del 14 por ciento”, enfatiza ese medio.

Pero, ¿en qué se basó el estudio? De acuerdo con ese mismo diario económico, el profesor Yunda tomó los datos de predios del 2011 de Catastro y los confrontó con los del censo de 2005. Además, tomó cifras de habitantes por manzana con los metros construidos por cada vivienda (apartamentos y casas) en la ciudad.

Otro dato importante que logró en su investigación es que el espacio habitable por cada individuo en la capital oscila entre 5 y 971 metros cuadrados, algo que recaería en desigualdad.

Las conclusiones del informe se contrastan con cifras entregadas por el Dane, el año pasado, y que arrojó el Censo Inmobiliario. Según la entidad, citada por El Tiempo, las viviendas de clase media son las más comunes en Bogotá, y en 2017 la construcción fue mayor en estrato 3, con el 32 % (670.867 viviendas); mientras que el estrato 4 se queda con el segundo lugar, con 9.831.