Lo más importante al estar endeudado es reconocer que existe un problema para buscar todas las alternativas que conduzcan a la solución más adecuada para el usuario. Sin embargo, son varias las personas que optan por ignorar que tienen un inconveniente financiero, lo que puede traer consecuencias negativas para su historial crediticio.

De hecho, el portal Finanzas Prácticas considera que dos estrategias útiles para reducir las deudas son: conocerlas, lo que significa que el usuario debe llevar un registro de todos los compromisos económicos que asumió con el fin de organizarlos de acuerdo con los montos y los plazos para los pagos.

Para esto, es fundamental clasificar las deudas y hacer frente, en primer lugar, a las más urgentes, es decir, a las que tienen un plazo de pago más próximo. El portal mencionado afirmó que, aunque la hipoteca de una casa es importante, no es igual de urgente que el pago de una tarjeta de crédito, pues este vence antes.

La segunda estrategia dada por el sitio web nombrado es destinar un monto mensual para abonar a la deuda. La cantidad de dinero debe ser significativa para que la deuda vaya disminuyendo. Para realizar los abonos es necesario hacer una lista de todos los gastos que tiene el usuario normalmente, con el fin de determinar cuáles son indispensables y cuáles no.

En diálogo con Pulzo, una profesional en contaduría pública y experta en el sector financiero explicó algunas estrategias que pueden poner en práctica los usuarios para eliminar las deudas que tienen. Además, indicó los efectos que tiene el endeudamiento en la vida crediticia de la persona, y dio algunos consejos para evitar tener deudas muy altas.

¿Cómo deshacerse de las deudas?

De acuerdo con la experta, una buena opción de deshacerse de las deudas es “mejorando su composición”, que se obtiene al pedirles a los bancos que reduzcan las tasas de interés. Aunque no se disminuye la deuda como tal, sí hay una reducción en los intereses que se pagan.

De hecho, por motivo de la pandemia y bajo la Circular 022 de 2020 de la Superintendencia Financiera, los bancos les brindan prórrogas a los deudores, reducción en las tasas y, a veces, periodos de gracia; todo esto con el objetivo de que “se alivien las deudas” que tienen los usuarios, agregó la contadora.

“Esos ajustes que les están ofreciendo mediante esa circular que sacó la superintendencia es lo que les permite a las personas hoy día adecuar su actual flujo de caja a las obligaciones que tienen con las entidades financieras”, dijo la experta en el sector.

Gracias al documento emitido por la Superfinanciera, los bancos pueden hacer un análisis y diagnóstico de la situación de cada cliente, lo que les permite ofrecer ciertos “alivios” a los usuarios, basados en los tipos de deuda que tienen y “en las condiciones que hayan pactado inicialmente con el banco”, apuntó la contadora.

¿Qué consecuencias trae para el usuario, en su historial crediticio, tener muchas deudas?

El hecho de que una persona adquiera más deudas de las que puede pagar la pone en peligro de ser reportada a las centrales de riesgo por los “malos hábitos de pago”. A pesar de que más adelante el usuario pague la deuda, le queda el historial crediticio negativo, lo que le imposibilita tener acceso a créditos en otros bancos cuando “supere su dificultad financiera”, explicó la experta.

Según la entrevistada, el panorama más grave que puede tener un deudor es que la entidad financiera inicie un proceso jurídico “para que el cliente atienda su deuda”. Entre estos procesos se encuentran los embargos e incluso los remates.

¿Cómo determinar cuánto se puede endeudar una persona?

Hay varios factores que influyen en la capacidad de endeudamiento del usuario. De acuerdo con la contadora, es fundamental hacer un repaso de las deudas personales antes de solicitar un crédito; esto también ayuda a saber manejar el dinero. Las deudas personales hacen referencia a las obligaciones “con el sector real; por ejemplo, quienes sacan unos muebles o electrodomésticos a crédito”. Lo mismo aplica para quienes tienen el pago de un arriendo como gasto fijo.

“No hay una fórmula exacta para que una persona establezca hasta cuándo se puede endeudar. Eso es una evaluación que la persona tiene que hacer a nivel individual y determinar para cuánto le alcanza su flujo de caja”, aseguró la experta en financiamiento.

Con respecto a los créditos de vivienda, la entrevistada precisó que “sí hay una relación cuota-ingreso”, pues, según la Ley de Vivienda, la cuota de dicho préstamo no debe superar el 30 % de los ingresos del usuario. Ahora bien, dicha relación no determina que se tenga la capacidad de pago, pues “aun cuando la relación cuota-ingreso se cumpla, si la persona tiene otras obligaciones ya adquiridas, puede que no le dé la capacidad de pago”.

En cuanto a las entidades financieras, estas evalúan qué tanto se puede endeudar una persona según el sitio donde trabaja, qué tan estable es la compañía a la que está vinculada, la trayectoria de la empresa (en cuanto a antigüedad y a historial crediticio), entre otros factores, indicó la entrevistada.

¿Qué hay que tener en cuenta al elaborar un plan de pago de deudas?

De acuerdo con la experta en el sector financiero, la persona debe clasificar el tipo de deudas que tiene, si son a largo o corto plazo, qué tasas de interés tienen, si se puede pedir reducción en las tasas y si hay posibilidad de ampliar los plazos de pago. Asimismo, es importante analizar qué garantías le ha ofrecido el usuario al banco para que haya una recomposición de las deudas.

En el siguiente video explican si es mejor disminuir la cuota o el plazo de pago de la deuda.

Consejos para no endeudarse más de lo debido

Así como hay recomendaciones para no gastarse la prima navideña antes de tiempo, hay algunos consejos que se pueden seguir para no adquirir más deudas de las que se pueden pagar.

Para la contadora, es fundamental adoptar la cultura del ahorro como parte de la educación en finanzas personales, puesto que esto ayuda mucho en tiempo de crisis. Los ahorros (para los cuales hay unos consejos efectivos) funcionan como un ‘colchón’ cuando salen situaciones de emergencia, que no hacían parte de los planes.

Además, la experta recomienda no asumir deudas para artículos que “se pueden programar con un ahorro y después adquirirlos”. En ese orden de ideas, no es aconsejable endeudarse por un electrodoméstico, por elementos que no son productivos ni por objetos que no permitan tener un ingreso adicional.

Lo más importante al momento de adquirir un crédito, que se debe tomar con un propósito claro y definido, es que este represente algún tipo de bienestar, inversión o mejora en la calidad de vida, detalló la contadora.

A su vez, el portal de educación financiera Saber más, ser más indicó que vale la pena establecer un valor mensual para las deudas, negociar los créditos con los bancos para cubrir el pago de cuotas, elaborar un presupuesto basado en los ingresos y gastos mensuales, y buscar una fuente de ingresos adicional para saldar más rápido la deuda.

Aquí, un video del diario ecuatoriano El Universo en el que dan unos ‘tips’ para reducir deudas durante la pandemia.