Quedan pocos días y el Legislativo tiene dos opciones para darle luz verde al texto que remplazará a la Ley de Financiamiento que tumbó la Corte Constitucional por vicios de trámite; la primera es aprobar en debates entre hoy y mañana la reforma, para que sea conciliada el miércoles y pueda pasar a sanción de Presidencial para convertirse en ley de la República, indicó Portafolio.

La segunda es darle el aval al proyecto como se hizo en 2018, aprobándolo primero en una cámara y que el mismo texto sea acogido por la otra; sin embargo, tienen que fijarse en hacer bien el procedimiento para que no vuelva a caerse en el alto tribunal, agregó el rotativo.

De no ser aprobada esta reforma tributaria se perderían los beneficios anunciados por Duque hace varios días, como la disminución de los aportes que hacen los pensionados a la salud, los tres días sin IVA y la devolución de este impuesto a las familias menos favorecidas del país; además, los incentivos a las empresas que contraten jóvenes y el IVA plurifásico a las cervezas y las gaseosas.

De acuerdo con el exministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, el Congreso tiene que modificar la ponencia radicada por el Gobierno, ya que, si se aprueba tal cual, en el futuro habría una disminución de ingresos fiscales a consecuencia de un menor recaudo y esto le traería problemas importantes a las finanzas públicas de Colombia, sostuvo en La FM.

Sin embargo, rescató que el texto tenga incluida la reducción de impuestos a las empresas y el descuento del 100 % del IVA a las importaciones de bienes de capital, es decir, a la compra de maquinaria desde el exterior.