La noticia le da la vuelta al mundo y se centra en que la marca de comida Aunt Jemima cambiará de nombre luego de 100 años de tradición en Estados Unidos. La razón es simple, pero poderosa: acusaciones de racismo.

Se trata de una de las marcas de harina, almíbares y comida para desayunos, muy reconocida por los deliciosos pancakes. El nuevo nombre y rótulo que llevará es el de Pearl Milling Company.

El propietario de la marca la corporación PepsiCo, que hizo caso a los reclamos del pasado sobre un racismo generado por el producto al tener en su empaque la caricatura racista de una mujer negra que proviene de la esclavitud.

A través de un comunicado, la compañía recuerda que la historia de este producto se remonta al año 1888, cuando se estableció en St. Joseph (Misuri) con el nombre de Pearl Milling Company. Además, enfatiza en que en 1914 la marca se llamó Aunt Jemima que hasta hoy era considerada una de las más famosas del mercado de Estados Unidos.

Esta imagen refleja el cambio de la marca: