Además, el incendio produjo gases tóxicos que también podrían afectar la salud de los habitantes de las comunidades aledañas a Las Acacias, en el municipio de Arauquita, Arauca, informó Ecopetrol.

La compañía denunció que, además de ese hecho, cerca al punto hay bloqueos que le impiden atender la emergencia a su personal y a los bomberos.

Según Caracol Radio, se trata de varios empleados de la compañía Cenit, filial de Ecopetrol, quienes están en protesta por inconformidades con sus salarios y, por ello, habrían tomado control en esas piscinas para detener la operación.

La empresa explicó que las piscinas con petróleo hacen parte del plan de contingencia que tiene para reparar los daños causados al oleoducto Caño Limón-Coveñas que, en lo corrido de este año, sufrió 25 atentados (15 en Arauca).

“Para realizar la reparación de la tubería, los técnicos drenan el crudo almacenando en la sección afectada del oleoducto y lo almacenan temporalmente en piscinas para, posteriormente, evacuarlo de forma segura por carrotanques”, contextualizó Ecopetrol.

Finalmente, la petrolera informó que, junto a la Fuerza Pública, distribuyó 3.500 volantes en la zona que advierten sobre los riesgos que significa para la salud y el medio ambiente la manipulación indebida de las piscinas con crudo.

La siguiente es la imagen del incendiario en una de las piscinas:

Incendio en una de las piscinas con petróleo
Incendio en una de las piscinas con petróleo / Ecopetrol