Sin embargo, el ente rector del fútbol sudamericano aún no se pronunciará sobre la sanción que recaerá sobre Lionel Messi por decir que las autoridades de la pasada Copa América eran corruptas.

La Conmebol informó en un comunicado que por la tarjeta roja que Messi recibió de forma injusta en el partido por el tercer puesto, contra Chile, el jugador del Barcelona deberá pagar 1.500 dólares y no podrá jugar el siguiente partido oficial de su selección, es decir, en la primera fecha de las Eliminatorias rumbo al Mundial Catar 2022.

Esa suspensión de una fecha puede empeorar si la Conmebol decide castigar a Messi por sus polémicas declaraciones en su último partido en el torneo que organizó Brasil.

“No fui a la premiación por todo un poco, nosotros no tenemos que ser parte de esta corrupción, la falta de respeto que se nos faltó en esta Copa fue grande. No quería ser parte de esta corrupción”, manifestó Messi ante los medios de comunicación después de la victoria por 2 a 1 ante el equipo de Reinaldo Rueda.