Este era el cruce que los aficionados al fútbol esperaban desde hace meses, después de ver cómo quedó sorteado el cuadro de las rondas finales de la Copa Libertadores.

River Plate empató a un gol este jueves con Cerro Porteño de Paraguay y, gracias a su triunfo por 2 a 0 en el partido de ida de los cuartos de final, superó su último escollo para reencontrarse con su máximo rival en el certamen continental.

Los argentinos protagonizarán la primera semifinal del torneo y dos equipos brasileños la segunda: Gremio y Flamengo. De esas confrontaciones saldrán los dos equipos finalistas que lucharán por la final a partido único el próximo 23 de noviembre, que se jugará en Santiago de Chile.

El partido de ida de la semifinal entre River y Boca se jugará el 1 o 2 de octubre, mientras que el choque de vuelta se llevará a cabo el 22 o 23 del mismo mes.

La clasificación de River y Boca a semifinales de Libertadores llegó como anillo al dedo para la previa del partido que jugarán este domingo primero de septiembre, por la quinta fecha de la liga argentina, en el estadio Monumental.