Edwin Michael, epidemiólogo de la Universidad del Sur de Florida, señaló que algunos modelos predicen un aumento de los contagios de coronavirus ocasionados por la falta de distanciamiento social que se presume habrá el fin de semana del Súper Tazón LV, es decir, entre el viernes 5 y el lunes 8 de febrero.

El evento se disputará con 22.000 personas en las tribunas, lo que representa una tercera parte del aforo del recinto, cuya capacidad es para 65.000 aficionados, pero hecho que ha encendido las alarmas de quienes temen que de todas formas se presenten aglomeraciones.

En consecuencia, los asistentes deberán portar de forma obligatoria mascarillas y mantener una separación de 1,80 metros entre sí. 7.500 de ellos serán profesionales de la salud invitados por estar luchando en primera línea contra la pandemia.

Por su parte, Jane Castor, alcaldesa de Tampa, decretó mediante orden ejecutiva el uso ineludible de tapabocas hasta el 13 de febrero en diferentes áreas de la ciudad para tratar de evitar la posible ola de infecciones por COVID-19.

“Necesitamos que todos hagan su parte. Queremos que los fanáticos se sientan seguros de saber que cuando salgan a celebrar, lo harán en una ciudad que se toma en serio este virus”, señaló Castor en declaración oficial.

Al respecto, Rob Higgins, director ejecutivo del comité organizador del Super Bowl, elogió la medida y dijo que algo así “mejoraría la salud y la seguridad” los que tienen que ver con la gran final del fútbol americano estadounidense.

La Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) dio a conocer que Amanda Gorman, la joven poeta afroamericana que acaparó la atención en la ceremonia de investidura del presidente Joe Biden, declamará en uno de los actos centrales del duelo.