La decisión fue tomada por William Peña, presidente de la federación nacional de levantamiento de pesas, como medida para demostrar que el país está luchando contra el dopaje y pueda ser admitido en los Juegos Olímpicos de Tokio, pues actualmente Colombia tiene a 3 deportistas sancionados por 4 años por el consumo de sustancias prohibidas.

Según el directivo, pudo haber cierto grado de permisividad por parte del entrenador o falta de rigurosidad para evitar dichas anomalías con Yenny Sinisterra, Juan Solís y Ana Iris Segura, que arrojaron positivo por boldenona.

“Tenemos 3 casos y es difícil ocultar o decir que no está pasando algo cuando algo pasa”, declaró Peña en Noticias Caracol.

Y añadió que hay indisciplina en ese sentido y que por eso tomó la determinación de sustituir a Pinilla con Luis Carlos Arrieta.

“Colombia lidera el número de llamados de atención por incumplir las directrices de la Agencia Mundial Antidopaje”, concluyó el dirigente al hacer referencia a las cerca de 50 amonestaciones a pesistas ‘cafeteros’ por no entregar sus respectivas geolocalizaciones a entes internacionales de control.

El primer reto del nuevo entrenador será el Abierto Clasificatorio a los Juegos de Tokio que se llevará a cabo en Cali durante marzo, evento que está pendiente de confirmación.