Óscar Julián Ruiz, representado por el bufete del exfiscal general de la Nación, inició así su proceso de defensa frente a aquellos que lo señalaron de manejar el arbitraje colombiano a cambio de favores sexuales, indicó la página web de Futbolred.

El escándalo fue ventilado por Perilla en los medios de comunicación y llevado a la justicia colombiana poniendo como ejemplo que Nicolás Gallo había sido uno de los árbitros beneficiados de Ruiz, por lo que Gallo también denunció a Perilla.

Futbolred añadió que los argumentos de Iguarán para defender a Ruiz son los escasos fundamentos de la contraparte; además de negar supuestas presiones para haber excluido a Perilla del panel arbitral.

El medio concluyó diciendo que otro de los que denunciaría a Perilla sería el exárbitro Ímer Machado, quien presentaría cargos por calumnia agravada.