Ahora que Italia, con más de 6.000 muertos, se convirtió en el país más afectado por la pandemia del coronavirus, el Napoli aplazó su regreso a entrenamientos y dejó ese acontecimiento sin una fecha fija.

“Napoli anuncia que las actividades deportivas quedan suspendidas a la espera de una fecha a designar. Los entrenamientos se reanudarán de acuerdo a la evolución sanitaria en relación al COVID-19”, explicó el equipo en el que juega el portero David Ospina en sus redes sociales.

El fútbol italiano está detenido desde hace dos semanas. Inicialmente, los directivos del balompié tano fijaron el reinicio del torneo de primera división para el primer fin de semana de abril, pero esto ya no está tan claro ahora que Europa se convirtió en el epicentro del coronavirus e Italia protagoniza la peor crisis sanitaria en el mundo.

Con el aplazamiento de la Eurocopa y las finales de los torneos de clubes internacionales en el viejo continente, las ligas de cada país pueden aumentar su detención para priorizar la salud de los deportistas y los aficionados.

Más de 10 futbolistas de equipos italianos de la primera división se contagiaron con el virus COVID-19 en las últimas semanas. Entre ellos figuran tres compañeros del colombiano Juan Guillermo Cuadrado en la Juventus: Daniele Rugani, Blaise Matuidi y Paulo Dybala.

Por fortuna, ningún compañero de David Ospina o de los demás futbolistas colombianos en ese país está infectado.