Nairo Quintana le dijo a El Tiempo que lo que más le gusta de su nuevo equipo es “el apoyo del jefe”, que —junto con otros miembros del Arkéa— estuvo en Colombia para conocer el entorno en el que vivía el ‘escarabajo’ y quedó “encantado”.

Es claro que con esa respuesta, el boyacense evidenció el poco respaldo que tuvo por Eusebio Unzué, director del Movistar, que lo obligó a compartir el liderato del equipo con Mikel Landa y Alejandro Valverde.

La relación entre el director  y el ciclista habría terminado tan mal que incluso el jefe del equipo español manifestó que creía que “su momento [el de Nairo] para pelear por los grandes generales pasó”, y que por eso había desistido del colombiano.

En ese sentido, el campeón de la Vuelta a España y el Giro de Italia, que acaba de ganar el Tour de Provence, le lanzó un leñazo a Unzué, cuando manifestó a los medios que ahora tiene a un “buen equipo, totalmente entregado” a él.

Y es que esa habría sido una de las razones por las que Nairo decidió salir del equipo telefónico —luego de 8 años de pedalear con esos colores— a uno de segunda división que no tiene la experiencia, ni el prestigio que tiene uno como el Movistar.

No obstante, como él mismo lo manifestó, ahora tendrá un equipo dedicado a trabajar para que el colombiano logre varios triunfos, y, por su puesto, para que se vista de amarillo como el ganador del Tour de Francia, única grande que le falta en su palmarés.