El jugador viene de perderse los últimos cuatro partidos del equipo parisino por una lesión en la costilla, lo que hizo que, tras la derrota de este martes contra el Borussia Dortmund, saliera a reprochar la decisión del cuerpo médico de no dejarle tener minutos antes del juego de este martes.

“Desafortunadamente no fue mi elección, fue la del club, de los médicos, fueron ellos quienes tomaron esta decisión, que a mí no me ha gustado”, dijo el delantero brasileño a RMC Sport.

Y es que alrededor de su situación hay cierta psicosis que llevó a que se extremaran las precauciones durante las últimas dos semanas. “Tuvimos muchas discusiones sobre eso porque yo quería jugar, me sentía bien, pero el club tenía miedo y al final soy yo quien lo sufre”, declaró Neymar.

Todo radica en la fecha del partido de vuelta de los octavos de final de la Champions League contra el conjunto aurinegro, que está programada para el 11 de marzo en París. Ese día es el cumpleaños de Raffaela, la hermana de ‘Ney’; un día que muchos consideran maldito para él.

No obstante, poco tendría que ver con razones sobrenaturales. Varios medios han hecho eco al antirrécord que trae el jugador en esa fecha: son 5 años consecutivos en los que no juega ese día, los dos primeros por suspensión y los últimos tres por lesiones que cada vez parecen más dudosas.

Esta mala racha, tendencia o maña, como algunos ya la ven, explicaría que, ante la cercanía del ‘día maldito’, el campeón francés estaría extremando precauciones para evitar que vuelva a excusarse.

Aunque el brasileño venía sin ritmo, este martes marcó el descuento en Alemania. “Fue un partido difícil, pero tenemos que hacer lo que podamos en el partido de vuelta. Jugar en casa es lo mejor del mundo, tenemos 90 minutos para hacer algo. Es difícil quedarse cuatro partidos sin jugar”, agregó el jugador. ¿Le creerán?