El empate 1-1 con el también mexicano Tigres de la UANL fue suficiente para coronarse en el partido de vuelta de la final de la Liga de Campeones de la Concacaf jugado en el estadio Bancomer de Monterrey.

El argentino Nicolás Sánchez puso en ventaja a los ‘Rayados’ con un penal al minuto 26, mientras que el francés André-Pierre Gignac emparejó por los Tigres con un remate de fantasía al 85.

Tanto Dorlan Pabón, que jugó 83 minutos, como Avilés Hurtado, que salió a los 16 del complemento, fueron claves para la elaboración de las primeras intenciones ofensivas, pero solo Stefan Medina jugó todo el encuentro.

En sus rivales también había colombianos. Luis Quiñones jugó los 90 minutos y Francisco Meza se quedó en el banco como emergente, mientras que Julián Quiñones no fue convocado.

De esta manera, el Monterrey ganó la serie con marcador global de 2-1 y se adjudicó el trofeo una vez más, después de conseguirlo en las temporadas 2010-11, 2011-12 y 2012-13.

Los Tigres, por su parte, perdieron la final de la Concacaf por tercera ocasión, como sucedió en las ediciones 2015-16 y 2016-17.

Así formaron ambos equipos: