Andrés Román volvió de Argentina luego de su frustrado paso por, según el diagnostico hecho en ese país, una miocardiopatía hipertrófica. En Millonarios lo esperan con los brazos abiertos para acompañarlo y hacerle nuevos exámenes médicos que permitan conocer más información.

Aunque en Colombia la noticia ha sorprendido, en el país del cono sur ha sido mucho más impactante este hecho. Liberman, periodista muy reconocido en Argentina, criticó a Boca Juniors por violar la intimidad del jugador filtrando dicha información, mientras que otros comunicadores expresaron su sorpresa porque Alberto Gamero dijo que el jugador podría estar en el próximo partido del ‘embajador’.

El pasado jueves, luego del partido contra Pasto, el entrenador del azul señaló que a Románlo estamos esperando con los brazos abiertos. Tiene todo el respaldo de jugadores, cuerpo técnico, directivos y de toda la hinchada. Se tendrá que hacer más exámenes, pero él va a estar con nosotros y si todo sale bien, estará el martes en Barranquilla”.

Guillermo Bortman,  jefe del departamento médico de Boca Juniors, expresó este sábado en W Radio que esa “es una actitud bastante temeraria”, aunque resaltó que “sería bueno que le hagan estudios y evalúen con los cardiólogos que tenga el club, que además en Colombia los hay de primer nivel, y puedan determinar algo que debió estar determinado previamente”.

No obstante, en sus palabras también hubo críticas para el departamento médico del azul, que, sin él saberlo, ha tenido varios problemas en los últimos años por diagnósticos y críticas de jugadores que han pasado por sus manos.

La miocardiopatía hipertrófica “es muy fácil de diagnosticar. Hasta un residente de primer año de cardiología se daría cuenta de lo que tiene el paciente con un electrocardiograma”, dijo el galeno argentino.

A los 16 o 17 años, empieza a hacerse manifiesta la hipertrofia. Es una enfermedad evolutiva y transmisible. Cuando se detecta, hay que hacer lo que hay que hacer. Se debe salvarle la vida al deportista. Hay muchos interrogantes los que se deben tener en cuenta en esta situación”, planteó el especialista.

A falta de más exámenes médicos para el defensor bogotano, Guillermo Bortman expresó que “un deportista con este problema no puede hacer deporte de alta competencia. Está en todas las guías de medicina deportiva del mundo. Está escrito, no estoy inventando nada, no hay mucho por analizar”.