De Yates, la analista de Cycling News señala que no ha estado pendiente de ubicarse en buenos lugares cuando el pelotón acelera en los últimos kilómetros de las etapas llanas, como sí lo ha hecho Egan Bernal, mientras que atribuye el hecho de haberse quedado en la última cuesta de la etapa 4 (en la que atacaron Landa y Egan) a un tema del clima, pero no a un bajón en el rendimiento del británico.

Por lo anterior, York le bajó medio punto en la posibilidad de título en el Giro de Italia a Simon Yates.

En cuanto a Egan Bernal, la experta señala que desde los primeros kilómetros quedó claro que el zipaquireño era el líder y que el ruso Pavel Zivakov (que se retiró por una caída en la etapa 5, la misma en que se retiró Mikel Landa) estaría como plan B, en caso de que algo fallara con Bernal.

Lo cierto es que Bernal no solo no se ha quejado de dolores de espalda sino que ha mostrado gran forma, como la exhibida este jueves durante la etapa 6, cuando logró el segundo lugar y ni Remco Evenepoel ni Yates le pudieron contratacar a la llegada, lo que dejó al colombiano segundo en la etapa y tercero en la general, a solo 10 segundos del belga Evenepoel, una escalada de 37 puestos en la general en 3 días.

A Evenepoel, Philippa York lo deja con las mismas cuatro estrellas de favoritismo que tenía hace una semana y le destaca no haber perdido tanto tiempo frente a Bernal y de mantenerse por delante del colombiano en la general. La única incógnita es si el belga, quien se accidentó gravemente hace 9 meses en el Giro de Lombardía, resistirá nuevos ataques de Bernal y los demás favoritos en etapas de verdadera montaña, como las que faltan, como la del domingo, que termina en puerto de primera categoría una cuesta de 6 kilómetros con inclinaciones hasta del 14 %.