Los organizadores añadieron un kilómetro con una pendiente extrema (hasta el 24 %, es decir que suben 24 metros de altura –verticalmente– cada 100 metros recorridos).

La ascensión, clasificada como de primera categoría, cuenta con 7 kilómetros de subida con un desnivel medio del 8,7 %, para alcanzar la única estación de esquí del Alto Saona, a poca distancia del domicilio de Thibaut Pinot.

El recorrido, que comienza en la llanura de Alsacia a Mulhouse, encadena seis subidas hacia los Vosgos, con el Markstein, en Grand Ballon, el Hundsruck y el venerable Ballon d’Alsace, el primer puerto ascendido en la historia del Tour, en 1905.

La pequeña subida de Chevrères, sobre una carretera estrecha y empinada, precede a La Planche des Belles Filles, uno de los descubrimientos de época reciente. Desde 2012 (victoria de Chris Froome), el Tour ha pasado por esa cima en dos ocasiones, en 2014 (Vincenzo Nibali) y 2017 (Fabio Aru).

La salida está prevista en Mulhouse (11h25 GMT), y la llegada a La Planche des Belles Filles sobre las 3:42 p.m. (a una velocidad media de 37 km/h).

Tanto Nairo Quintana como Egan Bernal, que hacen parte del grupo de favoritos de la clasificación general, han dicho que en esta etapa se verá “quién es quién”.

Esta es la esperada etapa, también por parte de los aficionados:

Etapa
Es la primera etapa del Tour terminada en cuesta. / Tour de Francia