Ackermann se impuso en el esprint con un tiempo de 4 horas, 44 minutos y 43 segundos, en la jornada donde el colombiano Fernando Gaviria (UAE) finalizó cuarto y Primoz Roglic estuvo en el grupo y defendió su primera posición en la clasificación general, con 19 segundos de ventaja sobre el británico Simon Yates (Mitchelton-Scott) y 23 sobre Miguel Ángel López (Astana).

No faltó la habitual escapada inicial, con ocho corredores que se hicieron con una ventaja máxima de cuatro minutos sobre el pelotón y que la defendieron hasta los últimos 50 kilómetros, cuando los favoritos aumentaron el ritmo y empezaron a acercarse poco a poco.

Poco a poco, la fuga perdió integrantes y solo se quedó con cuatro corredores, los italianos Giulio Ciccone (Trek-Segafredo), Marco Frapporti (Androni Giocattoli), el polaco Lukas Owsian (CCC) y Francois Birard (AG2R).

Aguantaron hasta los últimos veinte kilómetros, pero el pelotón iba acercándose cada vez más. Tras un esfuerzo de más de cuatro horas, la ventaja se acabó definitivamente a 8 kilómetros del final.

El Bora tomó el mando de un grupo muy compacto, en el que los demás equipos buscaban un espacio para poder preparar el ataque final.

El esprint se lanzó a 300 metros del final y Ackermann atacó primero, perseguido por Gaviria y Viviani. El alemán empujó fuerte y Viviani, que se pegó a la rueda del colombiano, no tuvo opción de alcanzarle.

Gaviria no tuvo energías para aguantar el empuje de Ackermann y fue superado a pocos metros de la línea de meta por Viviani y Caleb Ewan, que completó el podio de la segunda etapa.

La tercera etapa se disputará este lunes entre Vinci, ciudad donde nació el polímata Leonardo Da Vinci en 1452 y del que se cumple este año el 500 aniversario de su muerte, y Orbetello, con un recorrido de 220 kilómetros.