Cristiano Ronaldo, con el trofeo en sus manos, no se percató del golpe en el ojo que le dio a su hijo con una de las puntas del galardón; incluso, al menor lo tuvo que sobar su abuela.

Era tanta la distracción del jugador, que acto seguido por poco le pega en el busto a su mujer, quien estaba al lado suyo.

Finalmente, Cristiano Junior no sufrió mayores afectaciones y el festejo pudo continuar.

En video, la curiosa situación: