La Champions League fue suspendida a mediados de marzo por la pandemia de coronavirus sin que se completaran los octavos de final.

La Uefa trabaja desde entonces para retomar la competición en agosto, una vez hayan concluido las ligas nacionales que poco a poco se reanudan en las últimas semanas, una vez que la pandemia, que ha provocado miles de muertos en el continente, parece haber dado una tregua.

En esta situación, el comité ejecutivo de la Uefa, que se reúne el miércoles y el jueves por videoconferencia, podría aprobar la idea de una ‘Final Eight’ (con eliminatorias de cuartos de final y semifinales a partido único) en Lisboa, tal como han explicado varios medios europeos en los últimos días.

Esto significaría que deberían disputarse los cuatro partidos de vuelta de los octavos de final que quedaron pendientes en marzo, antes de celebrar en la capital portuguesa una final a ocho para decidir el nuevo campeón de Europa. Según la prensa, la final podría disputarse el 23 de agosto y la llaves de cuartos de final iniciarían desde el 12 de ese mismo mes.

En el contexto actual, agrupar a varios equipos en un único lugar y reducir los desplazamientos parece la decisión más sabia, aunque queda por resolver si a esos partidos podrían asistir aficionados de esos clubes y cuántos.

Actualmente, el fútbol se juega en la mayoría de países a puerta cerrada, pero la reunión de la Uefa coincide con la decisión de muchos miembros de la Unión Europea, entre ellos Portugal, de volver a abrir sus fronteras a los visitantes extranjeros.

La final estaba inicialmente prevista en Estambul el 30 de mayo, pero no fue hasta la semana pasada cuando el ministro turco de Deportes, Mehmet Kasapoglu, expresó de una manera clara su deseo de celebrar ese partido. “No tengo dudas de que se disputará en Turquía. Confiamos en que recibiremos buenas noticias el 17 de junio”, señaló.

Sin embargo, el mes pasado el New York Times informó que a Estambul se le podría dar la organización de una futura final, cuando sea seguro para los hinchas viajar en gran número.