El proyecto fue propuesto por el representante a la Cámara Mauricio Parodi, del partido Cambio Radical, y pretende avanzar en la regulación y control que se está ejerciendo sobre la forma como operan las casas de apuestas deportivas en el país.

La iniciativa del congresista pretende sancionar con uno a cinco años de cárcel a los responsables y multas que van desde los 100 hasta los 400 salarios mínimos mensuales legales vigentes. Es decir, desde los 82 hasta los 330 millones de pesos. Parodi detalló en el acto en el que radicó el proyecto que la pena aumentará en una tercera parte cuando sean identificados culpables “el deportista, empleado, entrenador, árbitro, dirigente deportivo, agente o representante, personal médico, deportivo, integrante, accionista de un club, liga, comité o federación deportiva”.

Las sospechas por supuestos amaños de partidos en el fútbol colombiano han estado latentes en los últimos años y ahora mucho más ante el evidente crecimiento del mercado de las apuestas deportivas que, según reseñó la revista Semana hace unos meses, ya factura en el país más de 1,3 billones de pesos al año.

La Federación Colombiana de Fútbol y la Dimayor crearon el ‘Programa de Integridad FPC’, que tiene como objetivo principal capacitar a todos los futbolistas y directivos de los torneos nacionales para que conozcan todos los riesgos que trae para ellos incurrir en amaño de encuentros deportivos y de esta manera se avance en las acciones que evitan esta práctica.

En su momento, los directivos del fútbol colombiano también manifestaron su interés en promover un proyecto de ley que sancionara con hasta 8 años de cárcel a los involucrados con el balompié nacional que delinquieran apostando. Además, la Dimayor, la Fiscalía General de la Nación y la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales en Colombia (Acolfutpro) firmaron hace un par de meses un acuerdo para combatir las apuestas o actividades ilegales en este deporte.

El presidente de la Dimayor, Jorge Enrique Vélez, le explicó a la revista Semana en mayo pasado una de las acciones que tomó esa entidad para tener mayor control de las apuestas que se están haciendo en torno al fútbol colombiano.

“Estamos trabajando en dos asuntos: integridad y control. Por un lado, vamos a comprar un ‘software’ conocido como ‘Genius’, que nos va a permitir monitorear las apuestas que están haciendo y las alertas o denuncias generadas. Este programa, usado por más de 150 ligas del mundo para proteger al fútbol, nos va a permitir, incluso, controlar que los jugadores no apuesten en este negocio”, manifestó el directivo.

Hace dos años, un jugador del Quindío fue sancionado por dos años ya que colaboró en el amaño de un partido de la segunda división del fútbol colombiano. Este año la Dimayor se asustó ante la posibilidad de que otro encuentro de la ‘B’ hubiera sido manipulado por alguno de sus protagonistas, pero se trataba de una falsa alarma.