La preocupación sobre la posibilidad de que de estos 600 tests pueda haber un porcentaje alto de positivos es alta, lo que obligaría a la organización de la carrera ciclística más importante del mundo a terminarla antes de tiempo, según información de fuentes anónimas citadas por el exciclista estadounidense George Hincapie en el programa The Move.

Según había anunciado el director del Tour de Francia Christian Prudhomme antes de comenzar la competencia, y en línea con los mandatos del gobierno francés, si dos miembros del mismo equipo (así no sean ciclistas) dan positivo, el equipo debe empacar maletas y regresar a casa.

Por tal razón, si es que llegan a hacer pruebas por COVID-19 a todo el pelotón del Tour de Francia y sus mecánicos, existe una posibilidad de que se cumpla el porcentaje para la sanción y se deban ir los equipos con personas infectadas.

Y si llegaran a ser varios los equipos afectados, la organización consideraría terminar la carrera, señala Lance Armstrong, quien a su vez pide a las autoridades de la competencia que confirmen si esto se va a hacer, cómo se haría y qué decisión se tomaría.

Este es el video en el que los conductores de The Move analizan la posibilidad de cancelación del Tour por coronavirus, en caso de que haya cierto porcentaje de contagiados por coronavirus, a partir del minuto 35:45:

Ante esa posibilidad, Armstrong opina que los ciclistas deberían correr este fin de semana como si la carrera se fuera a acabar antes de tiempo, pues también se especula desde antes de comenzar el Tour con que si se llegara a acabar de forma prematura, le darían la victoria a quien porte la camiseta amarilla en ese momento.