La Fiscalía General de San Isidro, encargada de la causa que busca determinar si hubo algún tipo de mala praxis en torno a la salud del ídolo argentino, que falleció hace ya casi un mes por un paro cardiorrespiratorio, difundió un comunicado tras recibir los estudios toxicológicos e histopatológicos del cadáver.

Los resultados, difundidos por fuentes jurídicas del país del sur del continente, indicaron claramente que no había ni alcohol ni drogas ilegales en el cadáver del ’10’, pero sí presencia de diversos medicamentos para tratar su salud física y mental.

Horas antes de conocerse el resultado de la autopsia, Gianinna Maradona, una de las hijas del campeón del mundo, criticó que los detractores de su padre estuvieran esperando que el informe revelara la presencia de drogas ilegales, lo que ya quedó desvirtuado.

¿Qué reveló la autopsia de Diego Maradona?

En concreto, la muestra de sangre analizada y registrada en el informe químico legal señala que en el cuerpo de ‘El Pelusa’ había presencia de levetiracetam —medicamento anticonvulsivo— y desmetilvenlafaxina —un antidepresivo—.

Asimismo, en la de orina se detectó también venlafaxina —antidepresivo—, quetiapina —antipsicótico—, naltrexoma —que sirve para tratamiento para la dependencia de drogas o alcohol— y metoclopramida, usado para tratar las náuseas.

En otro análisis se constató también la presencia de ranitidina, utilizado para tratar problemas de estómago.

¿Qué enfermedades sufría Diego Maradona?

En cuanto al cuadro histopatológico, el informe señala que Maradona sufría cirrosis hepática, necrosis tubular aguda asociado a patología renal crónica, miocardiofibrosis, fibrosis subendocárdica y áreas sugestivas de isquemia aguda, así como ateromatosis coronaria calcificada no oclusiva y pulmón de características asfícticas asociadas a patología pulmonar crónica reagudizada.

También la presencia de siderófagos que “podrían ser compatibles con cuadro de insuficiencia cardíaca”. Se habla además de glomeruloesclerosis focal, aterosclerosis, cardiopatía isquémica e hiperplasia arterial en nodo sinoauricular.

Maradona falleció a los 60 años en el domicilio de Tigre, provincia de Buenos Aires, Argentina, en el que se recuperaba de una operación por un hematoma cerebral realizada a principios de noviembre, entre otras dolencias, y tras el fallecimiento se inició una investigación para determinar si hubo alguna negligencia en su tratamiento.

Tras morir, la Justicia inició una investigación que hasta ahora no tiene acusados formales ni detenidos, aunque sí se han realizado diversos registros e incautaciones en propiedades del neurocirujano Leopoldo Luque, que atendía a Maradona y había participado de su intervención por un hematoma cerebral a comienzos de noviembre, y de su psiquiatra, Agustina Cosachov.

También se allanó el apartamento donde vive Maximiliano Trimarchi, que trabajaba como chófer del exfutbolista y se incautó su teléfono móvil.