El acuerdo integral firmado por la ministra argentina, Patricia Bullrich, y su par brasileño, Sergio Moro, incluye “un capítulo especial para que 5.000 violentos no entren a los estadios de la Copa América”, precisó la funcionaria.

“Es un paso adelante muy importante, la posibilidad de firmar este acuerdo y entregarle este listado (con 5.000 nombres)”, expresó Bullrich en conferencia de prensa junto a Moro.

Primero se había realizado un encuentro con los colegas de Justicia y del Interior de Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador, Paraguay, Perú y Uruguay del que también participó el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez.

Domínguez destacó la importancia del acuerdo bilateral y la necesidad de trabajar “en conjunto” para erradicar la violencia en los espectáculos deportivos.

“Así como dos años y medio atrás (cuando asumió en la Conmebol) había un desafío de trabajar por la transparencia y generar más recursos, hoy tenemos que trabajar por devolverle a la gente la seguridad y la tranquilidad de que el fútbol se puede disfrutar“, dijo Domínguez, quien instó a los países a adoptar legislaciones comunes.

Insistió en que “el fútbol es pasión, diversión, fanatismo, pero el fútbol transmite buenos valores y no está asociado ni debe estarlo a las organizaciones criminales o a los inadaptados”.

Los 5.000 barristas ya tienen impedimentos de ingresar a los estadios en Argentina, país que instauró en 2013 la prohibición de ingreso a los partidos a las hinchadas visitantes para combatir la violencia. En el caso de que logren traspasar las fronteras, serán frenados al ingresar al estadio.

“Los mecanismos no son necesariamente perfectos, pero Brasil en cooperación de Argentina, hará lo máximo para evitar el ingreso de esas personas en territorio brasileño”, agregó el ministro.

Moro afirmó que la seguridad estará garantizada durante la Copa América que tendrá lugar entre el 14 de junio y el 7 de julio próximos.