El fuerte de la compañía es, sin duda, los camiones de carga liviana y carga mediana. Estos consiguen transportar, desde 2.9 toneladas de carga hasta 5.9.

Con esos estándares, JMC ha conseguido acaparar gran parte del mercado transportador ya que los vehículos no exceden el máximo de carga establecido por el Ministerio de Transporte (10.5 toneladas).

Por esta razón el denominado 1×1 de chatarrización que rige para camiones que transportan una carga superior no afecta en lo absoluto a los motorizados de la compañía.

El 1×1 fue una iniciativa que surgió por parte del gobierno con dos objetivos, el primero es el de modernizar el parque automotor para controlar las emisiones contaminantes en el medio ambiente.

Y el segundo es con el fin de controlar la oferta y demanda de carga y camiones en el país. Entonces, si un conductor quiere comprar un nuevo camión, diferente del que ya posee, debe chatarrizar el primero (si supera el máximo de carga).

Ese es un factor que ofrecen los camiones de varias compañías en Colombia, por lo que el mercado de carga mediana y liviana seguirá en crecimiento.

Sumado a eso, JMC está incursionando en el diseño y comercialización de camionetas, con lo que los colombianos han comenzado a dirigir sus intenciones de compra hacia la marca, que cuenta con calidad de vehículos y una excelente atención al usuario.

Con el paso del tiempo, JMC, bajo su premisa de #JuntosMásCaminos, seguirá acaparando clientes ya que sus 26 tiendas están distribuidas en 20 ciudades colombianas.