El hombre le dijo al medio que el ayuno de dopamina lo ha ayudado a mantener una mejor vida, y es uno como cualquiera que la gente hubiese experimentado, solo que necesita un poco más de ayuda de su entorno para llevarlo a cabo.

Como indicó en el portal, la práctica consiste en que la persona reduce estímulos de 3 áreas diferentes: el ambiente, su comportamiento personal y los efectos químicos. No escucha música, no manipula aparatos electrónicos y no habla con nadie.

También deberá evitar cualquier tipo de luz artificial, dejar la comida, olvidar los medicamentos y suplementos alimenticios; todo lo mencionado hará que el cuerpo reduzca la segregación de dopamina y cuando vuelva a sumergirse en cada hábito lo disfrutará más.

Cuando el cuerpo asimila las prácticas diarias como parte de sí, se genera una especie de tolerancia, que insensibiliza el cuerpo al estar en contacto con esto, por lo que se vuelve mecánico y pierde el gusto. El resultado es similar a cuando se deja de comer algo que disfrutaba durante mucho tiempo y se vuelve a probar.

Sinka, que ha disfrutado de esta experiencia más de una vez y recomienda hacerla, es solo un ejemplo de los muchos personajes de Silicon Valley que la adoptaron en su vida. Los beneficios que han obtenido son: mejor salud, libera estrés, hace que las experiencias se disfruten más y potencializa el desempeño laboral.

Aunque el empresario no explicó con qué frecuencia realiza esta práctica pero sí mencionó que avisaba a sus compañeros qué día lo haría para que lo ayudaran a efectuarlo.