Un estudio compartido por la American Society for Nutrition, encontró que los problemas cardiacos, digestivos y algunos tipos de cáncer se producen por no comer buenas cantidades de frutas y verduras.

La investigación arrojó que en el caso de las frutas se deberían consumir 300 gramos de alguno de estos alimentos al día. Lo que sería más o menos 2 manzanas pequeñas.

En cuanto a las verduras, deberían ser ingeridos al menos 400 gramos (incluidas las legumbres); que son más o menos 3 zanahorias crudas.

Pese a que muchos saben que sus componentes son indispensables para el buen funcionamiento del organismo varias personas evitan su consumo porque asumen que deben ser grandes cantidades, pero con lo dicho esta idea quedó atrás.

Las frutas y verduras son grandes fuentes de fibra, potasio, magnesio, antioxidantes y denólicos. Además, su consumo activa el buen funcionamiento de los sistemas digestivo e inmunológico.