Como explican los usuarios en Twitter, parece que terminar el año debajo de una mesa hace que, el siguiente, la persona encuentre el amor de su vida. Aunque se desconoce en donde nació la idea, muchos la probaron el pasado 31 de diciembre.

Más de un tuitero comentó que cumplió con la novedosa tradición, pues andan esperando que Cupido haga de las suyas con su vida amorosa y, ahora cuentan los días para confirmar si les funcionó o no.

Sin embargo, otros se mostraron más escépticos ante la idea y prefirieron destacar otras formas para mejorar este aspecto; hasta les aconsejaron mejorar internamente antes de abrirle las puertas al amor.

Lo increíble de todo lo que se tejió alrededor de la creencia es que varias personas que lo probaron en el 2018 dieron fe de que el agüero funciona: subieron fotos del antes (debajo de la mesa) y el después (con su pareja actual).

Estos son los trinos de quienes lo confirman:

Aquí, algunas personas que lo probaron el pasado fin de año: