Las medidas que ya teníamos antes a mano están funcionando, y los descensos aún no son resultado de las vacunaciones”, aseguró Ryan, quien subrayó que “la vacuna no puede ser usada como excusa para abandonar el resto de armas contra la pandemia”.

El experto irlandés añadió que la bajada en los contagios podría estar también relacionada con cierta estacionalidad del coronavirus, aunque subrayó que “tiene sobre todo que ver con lo que como individuos estamos haciendo para reducir riesgos”.

Ryan indicó que las vacunas son solo “una adición a las medidas, que en las próximas semanas esperamos ayuden a reducir las muertes y las hospitalizaciones”, una circunstancia que si se produce, subrayó, podría permitir aumentar la relajación de las medidas.

“Una vez dejemos de ver UCIs saturadas y tantas personas necesitadas de ventilación, podremos elegir más cosas que hacer, en lo que respecta a abrir nuestras sociedades”, agregó Ryan en el encuentro semanal de la OMS con internautas por redes sociales.

Ryan y la jefa de la célula técnica anticovid de la OMS, María Von Kerkhove, recordaron una vez más que las medidas que deben mantenerse, con o sin vacunas, son el uso de mascarilla, el lavado frecuente de manos, el distanciamiento físico o evitar los lugares muy concurridos en la medida de lo posible.

La OMS notificó 220.000 nuevos casos globales de COVID-19 para este miércoles, la cifra más baja desde el primero de septiembre de 2020, y 7.202 muertes, el menor número en más de tres meses.

Mientras bajan los casos aumentan las dosis de vacuna anticovid administradas en todo el planeta: según los datos de las redes sanitarias nacionales ya superan los 180 millones.

Sin embargo, en muchos casos los pacientes únicamente han recibido una de las dos dosis necesarias y se calcula que sólo unos 30 millones están ya completamente inmunizados.

Estados Unidos es el lugar donde más dosis se han administrado (55 millones), seguido de China (40 millones), la Unión Europea (22 millones) y el Reino Unido (15 millones).

En términos relativos quien encabeza las estadísticas es Israel, donde casi un 80 % de sus habitantes han recibido al menos una dosis de la vacuna, y slo en ese país y los Emiratos Árabes se ha comenzado ya a inmunizar a más de la mitad de la población.