Al inicio de la pandemia se dijo que el uso del tapabocas no prevenía el contagio del coronavirus, hipótesis secundada por la Organización Mundial de la Salud; posteriormente ese ente reculó y expresó que sí se debía usar ese protector, incluso cuando no hubiera síntomas.

Ahora, la Universidad de Hong Kong, en China, revalidó esa idea después de hacer un estudio con roedores que tienen receptores enzimáticos muy similares a los humanos, según publica la cadena CNBC.

Los científicos encontraron que la tasa de transmisión del COVID-19 a través de las gotas respiratorias o partículas en el aire disminuyó hasta en un 75 % con el uso del tapabocas.

“Los hallazgos, que son de interés mundial, demuestran que la efectividad del uso de mascarillas contra el coronavirus es enorme”, dijo el doctor Yuen Kwok-yung, microbiólogo que ayudó a descubrir el virus del SARS en 2003, al mismo medio.

Para el estudio, los investigadores utilizaron hámsters, a los cuales dividieron en dos grupos: los contagiados y los sanos. Posteriormente, crearon varios escenarios en los que unos estaban protegidos con tapabocas y otros no, mientras un ventilador esparcía las partículas de COVID-19, explica la cadena estadounidense.

Los resultados arrojaron que entre los hámsters que estaban desprotegidos, un 66,7 % se contagió en el lapso de una semana; mientras que la tasa de contagio de los protegidos, bajó al 16,7 %, detalla CNBC.

Otros datos que obtuvieron los científicos de la Universidad de Hong Kong fueron que cuando la mascarilla se usó solo para proteger a los sanos, los casos de contagio subieron en un 33 % y que los roedores infectados que tenían protección como barrera tenían menos virus en su organismo, a diferencia de aquellos que también estaban contagiados pero que no tenían protección, indica ese medio.

Nuestro experimento muestra muy claramente que si los hámsters o humanos infectados, especialmente los asintomáticos o sintomáticos, se ponen máscaras, en realidad protegen a otras personas. Ese es el resultado más fuerte que mostramos aquí. Hasta esta etapa, no tenemos una vacuna segura y efectiva. Lo que sigue siendo práctico son las medidas de distanciamiento social y el uso de mascarillas”, finalizó Yuen para CNBC.