Así lo concluyó Jessica Calarco, Ilana Horn y Grace Chen en su tesis doctoral titulada ““Necesitas ser más responsable”: cómo las tareas de matemáticas funcionan como un proceso que refuerza el estatus en la escuela

El estudio menciona que las calificaciones estandarizadas y la separación de los estudiantes, según la percepción que se tiene de ellos, son acciones que desfavorecen a los alumnos que no tienen el apoyo de sus padres al momento de hacer sus tareas, según documento citado por Vice.

“Estas políticas estándar ya establecidas que consideran las tareas como responsabilidad individual de los estudiantes, han borrado esos contextos de apoyo desigual y llevado a que los maestros interpreten y respondan a las tareas en formas que refuerzan el estatus”, menciona Jessica Calarco, autora del estudio.

Calarco, también profesora asociada de psicología en la Universidad de Indiana, estuvo haciendo trabajo etnográfico por cuatro años, aproximadamente, para su trabajo de grado doctoral; donde visitó clases y entrevistó a profesores y estudiantes de una misma zona suburbana.

En su análisis, encontró que había un patrón en las tareas de matemáticas y la desigualdad. Por ejemplo, los estudiantes de tercer, cuarto y quinto grado de un entorno socioeconomico más alto tuvieron, en promedio, mejores calificaciones en los exámenes que sus pares de entornos socioeconómicos más bajos.

Jessica Calarco y sus coautores comprobaron que las familias con mayores recursos suelen pagar un tutor para fortalecer los logros matemáticos de sus hijos.

¿Qué dicen los profesores de matemáticas al respecto?

En la investigación se evidencia que los maestros son conscientes de que hay alumnos que viven en contextos que no les permiten desarrollar de forma correcta sus tareas de matemáticas.

“La parte más impactante y preocupante para mí fue escuchar a los maestros relegar a los estudiantes por no hacer sus tareas”, añade Calarco.

A lo largo del texto, se menciona que los expertos argumentan una alternativa para mejorar el cumplimiento de tareas que consiste en promover el acompañamiento de los padres en las labores académicas de los estudiantes.

Sin embargo, Calarco y sus coautores consideran que no es una propuesta del todo adecuada porque aquellos familiares a cargo que tienen una “educación formal, recursos financieros o dominio del idioma limitados” no se sienten capacitados para orientar a sus hijos.

Por lo que, la tesis concluye con la reflexión de que se debería replantear el propósito y el cómo se asignan las tareas, especialmente en la educación primaria.