Como explicó la entidad internacional en su sitio oficial, si una mujer portadora de COVID-19 desea amamantar a su hijo puede hacerlo, solo que debería tener ciertas precauciones sanitarias antes de estar en contacto con él.

La OMS recomendó a las lactantes que porten el respectivo tapabocas a la hora de darle de comer a su bebé, puesto que así se mantiene “una buena higiene respiratoria” y lo expone menos.

Además, la Organización recordó que la mujer debe “lavarse las manos antes y después de tocar al bebé”; esto, como una forma de eliminar cualquier tipo de virus.

“Limpiar y desinfectar de manera rutinaria las superficies que haya tocado”, fue lo último que reconoció la Organización Mundial de la Salud en su documento.