En ese momento, expertos comenzaron a preguntarse si lo anterior se debía a los medicamentos que los pacientes tomaban para controlar su presión arterial, indica The New York Times citando un artículo de The New England Journal for Medicine.

Los resultados de dos estudios, publicados en esa revista especializada, arrojaron que hay dos clases de medicamentos para la hipertensión que no aumentan el riesgo de contagio de COVID-19, señala el diario estadounidense.

En la primera clase, según el medio, se encuentran los “inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA), que incluyen lisinopril, captopril y otros medicamentos con nombres genéricos que terminan en -pril”.

Los segundos, añade el periódico, son “los bloqueadores de los receptores de angiotensina (BRA), que incluyen losartan, valsartan y otros medicamentos genéricos que terminan en -sartan”

A pesar de lo anterior, The New York Times advierte que los estudios se “basaron en el examen de los registros de los pacientes” y no en ensayos clínicos controlados, por lo que “no aportan pruebas tan sólidas”.

Aún así, Harmony Reynolds, directora asociada del centro de investigación cardiovascular de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, envió un mensaje de calma a los pacientes. De acuerdo con el medio, ella dijo lo siguiente:

“El mensaje principal aquí es que no hay ninguna señal de aumento de riesgo, y eso debería ser muy tranquilizador”.