Así lo reseñó la revista Men’s Health en su reciente edición, en donde explicó que un estudio de la universidad de Kanazawa descubrió un fitoquímico, el sulforafano, que “emplea mecanismos para luchar contra la grasa”.

De acuerdo con el medio, ese elemento hace que el consumo de brócoli active “las células de grasa café, acelerando tu metabolismo para quemar calorías”. 

Como si eso fuera poco, también tiene la capacidad de revertir “los efectos de una dieta alta en grasas en la flora intestinal para reducir la inflamación y detener la ganancia de peso”, detalla el artículo de la publicación.

Si decide incluir el brócoli en su dieta, recuerde que no tiene por qué ser un plato aburrido, pues tiene múltiples opciones de preparación y sirve para complementar, ser parte de otra receta o simplemente un ‘snack’ para ‘dipiar’ con alguna salsa (que también sea saludable).