Como informó el medio, los especialistas han optado por atender a las usuarias mediante videollamadas, consultas teléfonicas o mensajes, pues si salen corren riesgo de contagiarse con el COVID-19.

Según aclaró el portal, lo primero que tienen en cuenta los médicos es si podrían estar contagiadas o están expuestas al virus en su entorno; luego consultan la necesidad específica según el ciclo en el que se encuentren.

Ante los riesgos, El País, de España, expuso en un reciente artículo que las gestantes están buscando formas para llevar su parto en casa, pues temen exponer a su bebé al coronavirus; además, esta alternativa les permite estar cerca a sus seres queridos.

Cabe mencionar que si la madre piensa que está contagiada, lo primero que debe hacer es comunicarse con su médico de cabecera o con la línea de atención de su EPS.

El Tiempo habló con algunas mujeres embarazadas, con distinto tiempo de gestación, quienes aseguraron que han hecho todo lo posible para mantenerse en sus casas, pues temen por su salud; aunque se mostraron preocupadas por no asistir a los controles mensuales.

Pese a que el panorama es temeroso para muchas, la gran mayoría aseguró que el tiempo de aislamiento les ha servido para compartir más con sus familias.