El doctor Fernando Serrano explicó esta práctica en una publicación en Instagram; allí aseguró que quien da el estímulo deberá utilizar su boca “cual boa constrictora”, refiriéndose así a la presión que ejerce esta serpiente alrededor de su víctima.

La idea del estímulo es que, mientras el pene es estimulado, quien está usando su boca deberá hacer una fuerte presión con sus labios -como la boa- justo en la mitad del pene; mientras tanto, podrá mover su lengua a su antojo.

“La presión debe ser gradual y progresiva”, explicó el especialista en la publicación, y agregó que es importante evitar el contacto con los dientes, pues la idea no es que sea “un mordisco”.

Serrano también recordó que el contacto visual es algo importante aquí, pues será el termómetro para saber qué tanta fuerza se puede ejercer en la zona; además, ver la cara de placer en el otro aumenta la sensación de satisfacción.

“Usualmente, cuanto más placer siente”, más rigidez tendrá el pene.

Aquí, la ilustración:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Dr. Fernando Serrano 🇻🇪 595 K (@dr.fernandoserrano) el