Uno de los beneficios de hablar más de un idioma, según National Geographic, es prevenir el alzhéimer e incluso reducir la demencia en un cerebro que envejece.

El escritor inglés Alex Rawlings que domina más de 15 idiomas compartió, en el programa ‘Word of Mouth’ de BBC, algunos consejos para aprender una nueva lengua.

1. No se desanime antes de empezar: deje de pensar en que la edad es una barrera para aprender vocabulario nuevo, aunque hay una investigación que sugiere que después de los 17 años se pierde la capacidad de desarrollar fluidez en un idioma, los expertos únicamente analizaron la capacidad de los participantes para comprender la gramática de otra lengua.

En ese sentido, Stuart Webb, un profesor de lingüística de la universidad de Western Ontario, explicó que un hablante nativo logra dominar en promedio de 15.000 a 20.000 palabras, pero que 8.000 palabras son suficientes para entender el 75 % de un lenguaje cotidiano.

2. No necesita de ningún ‘don’ lingüístico: aunque para algunos es más sencillo el proceso, para Alex Rawlings esta habilidad es producto de esfuerzo y curiosidad.

“Es un poco incómodo cuando la gente dice que eres una especie de genio del lenguaje, no es como me veo a mí mismo. Durante mucho tiempo no hablé esos idiomas, y tuve que esforzarme mucho para aprenderlos”, comentó Rawlings a BBC.

3. Haga un mapa mental de vocabulario: algunos trucos para facilitar el proceso, es usar el idioma que quiere aprender a diario, por ejemplo, si quiere ir a al tienda, haga un mapa mental con cada frase que puede llegar a necesitar en ese lugar e intente memorizarlas.

El proceso de aprender palabras nuevas es estimulante para el escritor, es por eso que realiza esos ejercicios para engrosar su vocabulario diariamente.

“Lo primero que hago es tratar de aprender algunas palabras y saludos básicos para adiestrar a mi lengua y mis oídos, y acostumbrarme al sonido y al ritmo del idioma”, dijo el escritor.

4. Rodéese del idioma: los lingüistas aseguran que las ayudas visuales como películas o series pueden ser realmente útiles, pues lo exponen a la pronunciación precisa y matizada que los nativos usan en su vida cotidiana.

5. No necesita horas de práctica: es más probable obtener un progreso significativo dedicando solamente una hora al día, pues practicar poco y con frecuencia es más efectivo que en periodos más largos, pero más esporádicos.