El primero de los dos videos de la mujer a quien el ruido estaba afectando comienza mostrando a tres personas (dos mujeres y un hombre) en una terraza de entrada de la casa de al lado.

El volumen de la música está alto y al hombre se le ve visiblemente alicorado, sentado en una silla: “Muy bonito, ¿cierto? Poner el equipo [de sonido] aquí a la entrada de mi casa, para que le entre a uno el ruido acá”, les reclama la joven a los trasnochadores.

Luego, la mujer que graba el video les dice a los tres: “Saluden a YouTube”, y procede a narrar cómo, a las 7 a.m. de este primero de enero la música está a todo volumen y el parlante apunta a la puerta de quien está grabando, como se aprecia en este video:

El segundo video, publicado en la cuenta de Facebook de Prensa Paisa, revela la conversación entre la quejosa y una de las mujeres, de unos 55 años, al parecer la madre de la que permanece sentada, que a su vez es dueña de la casa  de donde proviene el ruido.

La madre de la dueña de casa de los ruidosos le increpa a la mujer que le hizo el reclamo: “Éntrese, que usted está en cuarentena, mija”, le grita; a lo que quien graba le responde: “No, es que no es cuarentena, sino que a usted no se le pegue el codo. ¿Usted no tiene cuarentena?”, y agrega: “¿Usted es inmune al virus, señora?”.

La mujer mayor parece no entender el sarcasmo de su interlocutora y piensa que le está señalando de tener el virus.

Luego, la persona que graba le pregunta: “¿O sea que yo tengo que llamar a la policía para que usted cumpla con su deber?”, a lo que la otra responde que ella está en su casa, como queriendo decir que allí puede hacer lo que quiera, pero la otra le pide que haga la fiesta de puertas para adentro.

Al final, la mujer que hace bulla sigue hablando mientras alguien de esa casa le sube aún más el volumen al equipo de sonido y termina la discusión, que siempre se mantuvo en términos respetuosos.